¿Destino o azar? (parte 2)


90-karma-1326497114

La semana pasada escribí sobre karma, las acciones del pasado que determinan nuestro presente y de lila, el misterioso juego divino que, a veces, da un giro al curso de las cosas. Pero, ¿podemos cambiar nuestro pasado y nuestro destino? ¿Hasta qué punto?

Voy a darte otro término para contemplar: samsara. Es el ciclo o “rueda”de la existencia que se repite eternamente. Nacemos, vivimos, morimos y volvemos a nacer… Su significado literal es “lo que nos mantiene en la corriente”. Sara- (o sri-) significa corriente o flujo.

Si queremos comprender la danza entre karma y lila, lo primero que debemos preguntarnos es esto ¿La existencia es un problema o una definición de Gracia? ¿Estoy atrapado en un laberinto sin salida o estoy sostenido por una corriente que me mantiene a flote y me lleva, incluso en los momentos más duros?

Cómo piensas sobre samsara va a definir dos visiones predominantes en tu vida y en yoga:

a. samsara como la rueda del karma. Nos mantiene atrapados en la existencia material, de la que es imposible salir (yoga dualista). Por lo tanto, samsara es algo malo y la vida física algo que debemos transcender. Esta visión nos dice que la existencia material es un valle de lágrimas y que la única felicidad se encuentra en el más allá.

b. samsara como la corriente que te sostiene y que te ha llevado a evolucionar hasta el punto en el espacio/tiempo en el que estás hoy en día. En esta visión no estás separado del resto del cosmos, que es siempre benevolente (yoga no dualista). Aquí, la existencia material y la espiritual existen la una en la otra. Tu cuerpo físico, por ejemplo, es divino en sí, no tan sólo un vehículo. Cuando ves la realidad desde este punto de vista, todo lo vivido se convierte en una lección que debías aprender o una prueba por la que tenías que pasar. Confías en que la vida siempre te pone delante lo que necesitas para seguir creciendo.

Los que me conocéis un poco ya os habréis dado cuenta de que yo sigo la segunda visión. La tradición que vive en mí me lleva a ver la existencia como una corriente que me guía y me sostiene, gracias a ella celebro cada momento. Amo mi pasado pues me hace ser quien soy hoy en día.

Para estar en paz con el pasado hay varias cosas que debes tener en cuenta:

1. los hechos del pasado no son lo que te hace sufrir o ser feliz sino la interpretación que haces de esos eventos. Si cambias la manera de pensar sobre el pasado, transformas las semillas de esos karmas.

2. perdonar y liberar todo aquello que te pesa, que te duele y que ya no te sirve. Esto es fundamental si quieres seguir avanzando. ¿Cómo hacemos eso? Es más simple de lo que parece: cuando observes que estás dando vueltas a cosas del pasado, simplemente respira con la intención de transformar y dejar partir esos pensamientos insistentes. Entonces vuelve al momento presente y céntrate en la plenitud de vida “ahora”.

3. una actitud de gratitud. Si estás leyendo este post, seguro que eres ya mucho más afortunado que el resto de la humanidad. Vives en unas condiciones más o menos lujosas (con acceso a internet, entre otras cosas) y hay bastantes cosas que te van bien y que a lo mejor pasas por alto.

Para comprender cómo podemos cambiar el curso de las cosas en el futuro:

1. Vive en el aquí y el ahora. Respira vida, sin plantearte si algo es bueno o malo sino aceptando lo que hay en el momento presente. ¡Sé feliz ahora!

2. Crea las condiciones necesarias para que otros sean felices. Piensa en el famoso “tratarás al prójimo como a ti mismo” compartido por todas las tradiciones espirituales del planeta. La ley de causa y efecto es bastante simple y aplicable el cien por cien del tiempo. Podemos crear las causas que generarán las consecuencias deseadas para otros y por consecuencia para nosotros mismos.

3. Ten paciencia y confía. Muchas veces fallamos porque queremos que todo sea en plan “instant karma” pero cada cosa tiene su curso y su proceso. Además, si la Gracia divina nos sostiene en todo momento, todo lo que vivimos es necesario para nuestra evolución ¿recuerdas?

No es recomendable ni dejar las cosas al azar ni tomar una actitud negativa con respecto a la vida. Me refiero a esos pensamientos tan prevalentes como “Bueno, si todo está predeterminado por mi karma pues no tengo nada que hacer” porque esto no es cierto y ¡sí hay mucho que se puede cambiar!  Es posible transformar el pasado y ver cómo un bonito jardín lleno de color florece externa e internamente. 

¿Quieres recibir más info como esta directamente en tu bandeja de e-mail? Dale al botón SEGUIR de mi blog (además es gratis!).

Acerca de Zaira Leal

Profesora de Yoga y espiritualidad, mi misión es que aprendáis a ser felices. Yoga como Celebración Infinita de la existencia.
Esta entrada fue publicada en espiritualidad, estilo de vida, filosofía, yoga y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s